martes, 22 de septiembre de 2015

Madelaine



Ramón Casas, 1892. Museu de Monserrat

Óleo sobre lienzo

117 x 90 cm. 

Los celos van envileciendo a la protagonista de esta historia: por eso busca aturdirse, tratando de introducirse en otro mundo a través del ajenjo y buscando consuelo en el cigarro. La expresividad que transmite la mirada de esta mujer es sublime. Debe observarse meticulosamente, porque es capaz de inspirar muchos sentimientos en el espectador. No es el único elemento que determina la modernidad de esta pintura: la falda, representada mediante unos sencillos trazos, no está terminada, lo cual no es obstáculo para que su autor la considere acabada y firme la obra.

Las mujeres que pinta Ramon Casas tienen en esta esquina del Museu de Monserrat un punto de referencia. A la derecha de la Madelaine se encuentra esta Jove decadent despres del ball (Joven decadente después del baile)


Ramón Casas, 1899. Museu de Monserrat

Óleo sobre lienzo

46'5 x 56 cm. 

Todavía un poco más hacia la esquina se puede contemplar otra de las obras cumbre del pintor de Barcelona: Abans del bany (Antes del baño). Ramón Casas se adelanta aquí a Bonnard y representa la intimidad de un modo casi científico.


Ramón Casas, 1894. Museu de Monserrat

Óleo sobre lienzo

72'5 x 60 cm. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario