martes, 17 de febrero de 2015

Die Mädchen von Olmo II (Las chicas del olmo II)



Georg Baselitz, 1981. Centre Georges-Pompidou (Paris)

Óleo sobre lienzo

250 x 249 cm.

A partir de 1969, el artista alemán comenzó a colgar sus cuadros boca abajo para renunciar a su contenido y llamar la atención sobre los aspectos puramente pictóricos de sus trabajos. Con ello, no trata de introducir ninguna abstracción en sus obras: sus figuras siguen siendo figuras, que él trata de convertir puramente en motivos. El movimiento artístico que encabeza, el neoimpresionismo, trataba de convulsionar el panorama artístico de esos años, dominado por las tendencias norteamericanas (el pop-art, el minimalismo o el arte conceptual). 

1 comentario: