domingo, 26 de octubre de 2014

Sint-Lucas tekent de Heilige Maagd (San Lucas pintando a la Santísima Vírgen)




Óleo sobre tabla


230 x 205 cm.


Exceptuando la península Ibérica, sólo Durero y la escuela de Fontainebleau fueron capaces de sintonizar con el Cinquecento italiano. A comienzos del siglo XVI los pintores de los Países Bajos se resistían a los movimientos que provenían de Italia. Los más importantes, como Gruenwald o el Bosco, fueron por diferentes derroteros. Jan Gossaert sea quizás el ejemplo mas representativo de los intentos por fusionar la tradición de van Eyck y compañía con las nuevas aportaciones italianas. Es notorio en esta obra su dominio de la perspectiva. Si os fijáis en como resaltan algunas de las esculturas del fondo sobre su entorno, yo diría que incluso en esta particularidad destaca de manera sobresaliente. También quedan patentes sus conocimientos sobre el tratamiento de la luz (no en vano, se suele considerar a Mabuse un precursor del Barroco).

No hay comentarios:

Publicar un comentario